Ardumanía

De un arduinómano para todos los arduinómanos

Ardumanía estuvo en la OSHWCon

Ardumanía estuvo en la OSHWCon (aún no estoy seguro de si se escribe así) y, bueno, fue sencillamente increíble.

Por mis particulares intereses asistí a todas las conferencias relacionadas con la educación, especialmente interesado estaba en la de Robótica Educativa que impartió Eduardo Gallego de Complubot en la que hizo un repaso a todas las plataformas que a lo largo de los años ha utilizado con los niños y como Arduino se ha ido imponiendo sobre el resto. Me llamó la atención especialmente la comparación que hizo entre los entornos de programación gráfica (como Scratch) y el entorno de programación textual, cabría esperarse que los entornos de programación gráfica tuviesen mejor acogida entre los niños, pero según su experiencia los niños aprenden igual de rápido e igual de bien con unos y con otros (añado de mi cosecha “si el personal docente tiene ganas de que así sea”).

lottie lemon arduino

Nerea e Iván, cuatro veces campeones de mundo en fútbol robótico.

Vi el Lottie Lemon, del que hablé hace unas entradas, lo tuve en la mano (me lo metí bajo la camiseta y traté de salir corriendo, pero se dieron cuenta). Después de verlo y de hablar con sus creadores sobre sus características estoy más convencido de que va a haber un antes y un después de su distribución. Realmente está pensado como un “Arduino móvil” con el que se podrán ejecutar complejos procesos de seguimiento de líneas, detección de obstáculos o movimientos con la misma sencillez con la que Arduino enciende leds, leer valores de su entorno y toma decisiones.

Lottie Lemon ardumania ardutienda complubot

Lottie Lemon en mis manos

En la mesa redonda sobre educación se oyeron que bien podrían pasar a la posteridad:

“Un problema es que todo el mundo espera hacer dinero con el conocimiento”

David Cuartielles

O esta otra:

“Profesores que quieren enseñar que A+B=C y tienen miedo de que los alumnos puedan ir más allá y desarrollar gamberradas tecnológicas”

Marco Antonio  Rodríguez

O una muy buena de Jordi Delgado, del Citylab de Cornellá:

“El ordenador no es para hacer informáticos, es para que se incorpore a la enseñanza”

Hubo muchos talleres interesantes, pero me quedé fuera de todos ellos. Para próximas ediciones la organización tendrá que trabajar más este aspecto (y algunos otros).

Absolutamente impresionante el ambiente en general y el nivel de todos los participantes. Sin ser una party resultó ser agotador, acudir a conferencias, hablar con infinidad de personas.

En la zona de cacharreo se vieron muchos proyectos basados en Arduino que bien hubieran merecido una presentación más “formal”. Entre otros hubo una presentación de Ardulab, una excelente herramienta tanto para enseñanza como para desarrollo de proyectos, que Eduardo Gallego nos presentó.

El balance del fin de semana es muy positivo. Sin duda es una iniciativa que hay que aplaudir y tomar ejemplo de ella, o mejor aún, copiarla descaradamente pues su licencia lo permite.

One Response to Ardumanía estuvo en la OSHWCon

  1. Pepe says:

    Tres grandes frases cargaditas de razón

Una estúpida ley me obliga a molestarte con algo obvio: este sitio utiliza cookies. Aquí tienes el ladrillo en cuestión por si quieres leerlo